Defender la unidad de España, llenar el centro de Barcelona, gritar en contra del nacionalismo, agitar banderas y dejar impunes saludos fascistas, símbolos franquistas y agresiones. Mientras en el estrado claman contra las peores horas de europa. ¿Coherencia?

 

Gritan y claman por la unidad. ¿Es respetable? Si, pero entre sus cánticos, cada vez más, aparecen antiguos fantasmas.

 

Share post:

  • /