La caída de la Casa Usher

 
Ilustrar a Edgar Allan Poe es ilustrar un clásico y no uno cualquiera, un clásico del terror, el suspense, la magia y todas aquellas fuerzas sobrenaturales que sentimos, percibimos y que acaban perturbando a los protagonistas de sus cuentos y novelas.
Ilustrar a Poe dándole una vuelta y conseguir representar la dualidad de su mundo: aquello que vemos, aquello que aparece y aquello que desaparece. ¿Cómo? Con una ilustración a dos tintas (rojo y azul) para que con la ayuda de unas gafas con unos filtros rojos podamos ver una misma ilustración de dos maneras distintas.
Para este trabajo he seguido la obra de Ana Pérez y las indicaciones y revisiones de Alberto Albarrán.

——————————————–

Diseño y maquetación online y offline.